El cáñamo y la marihuana son dos plantas que a menudo se confunden. No obstante, tienen características muy distintas.

Tanto el cáñamo como la marihuana pertenecen al mismo género de planta, la Cannabis Sativa L. Sin embargo, su composición y por tanto sus principios activos son diferentes. Esto influye tanto en los usos que tiene su consumo como en su cultivo. Además, las semillas de cáñamo han conseguido diferenciarse también en la mente de los consumidores, que ya ven el cáñamo como un producto legal y seguro y con más usos y propiedades de los que se reconocían antaño.

La planta del Cannabis se reconoce como una de las que más años se llevan cultivando por parte de la humanidad. Sus amplios y diversos usos son el principal motivo para su popularidad. No obstante, se han incrementado las diferencias entre el cáñamo y la marihuana a lo largo del tiempo, porque los cultivadores se han centrado en potenciar uno u otro uso. Así, las semillas de cáñamo se han cultivado tradicionalmente para obtener materia prima, como fibra, papel, aceite… Por otro lado, la marihuana se cultiva más buscando potenciar su carácter psicoactivo.

Cáñamo y marihuana, CBD y THC

La principal diferencia entre estas dos variedades es su composición, la cual deriva en todas las demás distinciones. El componente más importante del cáñamo, y por el que se cultiva sus semillas con unos fines concretos, es el Cannabidiol (CBD). Por otra parte, las plantas de marihuana intentan potenciar el Tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo del Cannabis. Si bien podemos decir que tanto el CBD como el THC están presentes en ambas variantes, lo hacen en proporciones muy distintas.

Las semillas de cáñamo tienen niveles muy bajos de THC y altos de CBD, mientras que en la marihuana sucede al revés. No obstante, hoy en día también existen variedades de marihuana ricas en CBD, un importante y útil componente de la planta Cannabis Sativa L, cuyo consumo se relaciona con numerosos efectos positivos para la salud. Las técnicas para la extracción de CBD de la planta se han mejorado y modernizado y hoy en día tenemos una gran cantidad de productos basados en este componente, siendo la más popular el aceite de CBD.

Tanto el CBD como el THC son fitocannabinoides, sustancias químicas que se encuentran en la planta del Cannabis y que son capaces de interactuar con los cannabinoides del cerebro humano, o endocannabinoides. El sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo es el que se encarga de generar equilibrio en nuestro organismo. Por ello, productos como el aceite de CBD pueden actuar sobre el dolor, la ansiedad o el sueño, y se utilizan con fines terapéuticos y médicos, para combatir el insomnio, la ansiedad o los dolores por sus importantes beneficios medicinales.

 

En CBD Plus puedes comprar CBD de forma legal y segura

 

CBD y cáñamo: producto legal y seguro

Otra importante diferencia entre la marihuana y el cáñamo es su percepción social y, sobre todo, su legalidad. Las variedades de cáñamo de las que se extrae CBD para aceite, cápsulas, cremas, semillas y otros productos terapéuticos son legales en su cultivo y distribución en España y el resto de países de la Unión Europea porque tienen una proporción de THC inferior al 0’2%. El cáñamo, por tanto, tiene una connotación o bien terapéutica y legal en su consumo o bien industrial, porque también se utiliza la planta directamente para producir cuerda, papel, fibra, etc.

Los productos de CBDPlus tienen un alto contenido en CBD y, por tanto, importantes beneficios medicinales. Existen numerosos estudios e información con respecto a las ventajas de la utilización de las semillas del cáñamo industrial. Más allá del cultivo de estas plantas para la obtención de fibra, celulosa y más aplicaciones de tipo industrial, las semillas del cáñamo e incluso de la marihuana con bajo contenido en THC pueden utilizarse para fines terapéuticos de forma totalmente legal y sin efectos nocivos derivados del cannabis. Un ejemplo es el aceite de semillas de cáñamo.